Un encuentro con los gremios de la Coordinadora en Defensa de las Ciudades Puertos, que congrega a representantes del sector portuario, marítimo, aduanero y del transporte terrestre, sostuvo el abanderado presidencial de RN, Andrés Allamand, con el objeto de generar una posición respecto de los puntos pendientes de la Agenda de Impulso Competitivo y poder avanzar en una ley de ley general de Transportes y de Puertos.

En la cita, desarrollada en la Cámara Aduanera y en la que también participó el senador Francisco Chahuán, los dirigentes de la entidad multigremial plantearon a Allamand los aspectos que les preocupa resolver, entre los que se cuenta lo que atañe al cabotaje marítimo y la inminente aplicación del operador multimodal, cuya figura genera rechazo en los gremios.

Chahuán, desde su condición de jefe territorial de la campaña de Allamand, explicó que la reunión buscó “poder generar una posición de nuestro candidato a la presidencia de la República, respecto de los puntos pendientes de la Agenda de Impulso Competitivo y cumplir la palabra empeñada del Presidente Piñera en términos de congelar estos aspectos y poder avanzar en una ley de ley general de Transportes y de Puertos, que permita que parte importante de los recursos que generan queden en las ciudades que los albergan.”

En la reunión participaron, entre otros, representantes de la Cámara Aduanera, Asociación Nacional de Agentes de Aduana (Anagena), Asociación de Agentes de Naves (Asonave), Federación de Dueños de Camiones (Fedquinta) y la Confederación de Gente de Mar (Congemar).

El presidente de la Coordinadora de Ciudades Puerto, José Egido, destacó “responsabilidad del candidato en su proceder, pues se va a empapar de los temas que tienen que ver con la cadena del comercio exterior, y quedamos en reunirnos posiblemente la próxima semana, para abarcar los temas pendientes”.

El director de la Cámara Aduanera de Chile e integrante de la Coordinadora, Felipe Santibáñez, dijo que “queremos reglas claras, transparencia, porque nos guste o no, todo el movimiento portuario marítimo está absolutamente monopolizado en Chile por 4 ó 5 empresas y eso constituye una amenaza permanente porque las tarifas que se cobran son extraordinariamente caras, y eso lo paga el país, porque ésta es una economía abierta”.

Vale señalar que a la fecha se han resuelto 3 de los puntos que generaron conflicto a fines de 2011, a saber: los almacenes extraportuarios, que no se irán a Santiago y seguirán en regiones; el despacho aduanero, que se mantendrá en manos de los agentes de aduana; y la modernización de aduanas.   No obstante, siguen pendientes la apertura del cabotaje marítimo a naves extranjeras, a cuya aplicación los gremios se oponen aduciendo que podría afectar a más de 20 mil personas de la Marina Mercante que hoy dependen de esta actividad; leyes para transporte terrestre, que hoy no existen y permitirán regular mejor el mercado; el operador de transporte multimodal, que los gremios rechazan, ya que a su juicio significaría habilitar el servicio puerta-puerta, haciendo desaparecer a los actores intermediarios (agentes de naves, agentes de aduana, transportistas terrestres) y concentrando todo el comercio exterior en grandes empresas multinacionales.  A esto se agrega la propuesta de una Ley General de Puertos.

La Coordinadora en Defensa de las Ciudades Puertos fue conformada en 2011 por gremios empresariales y asociaciones de trabajadores ligados al comercio exterior y la actividad portuaria, como forma de oponerse a una serie de medidas impulsadas por el Gobierno.