El senador Francisco Chahuán valoró la aprobación que dio la Comisión de Salud al proyecto que busca perfeccionar la ley del donante universal  y generar condiciones para que quienes han manifestado su voluntad de no ser donantes revisen su decisión, pero lamentó el respaldo a la norma que establece un derecho preferente a recibir órganos para quienes son donantes.

A juicio del legislador, es importante que “los dos millones 800 mil chilenos que han manifestado su voluntad de no ser donantes -en el registro que existe para tal efecto-, puedan recapacitar en torno a dicha decisión y se busquen otras fórmulas o procedimientos que les permitan manifestar una voluntad en contrario”, pero cuestionó la constitucionalidad de la norma que dispone derechos preferentes para recibir órganos que sean distintos a los criterios sanitarios.

Sobre el particular, el senador de la comisión de Salud “estimo que es inconstitucional, vulnera las garantías de igualdad antes la ley y va a ser de muy difícil aplicación, porque será complejo establecer si una persona está en igual condición sanitaria para requerir o no un órgano”.

En ese sentido, sostuvo, “si bien siempre he impulsado la generación de una ley que fomente la donación, creo que establecer un derecho preferente para quienes son donantes va en sentido contrario”.  Para explicitarlo, recordó el caso de Pía Martínez, quien fue recientemente trasplantada de corazón en el Hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar:   “ella encabezó durante un tiempo la lista de espera sin ser donante, no obstante recibió un corazón y hoy día es una gran promotora de la donación”.    Finalmente, insistió en que, a su juicio, “establecer el derecho preferente me parece que va en la vía incorrecta, es inconstitucional y, por lo mismo, espero que no prospere.”