• Felipe Osiadacz y Fernando Candia aceptaron declararse culpables del delito de homicidio culposo, por lo que fueron condenados a dos años de cárcel.

Con un final feliz está culminando este infierno para los chilenos en Malasia. Felipe Osiadacz y Fernando Candia, quienes llevan 15 meses en una prisión de Malasia se declararon culpables por homicidio culposo, por lo que la Fiscalía les dio dos años. Sin embargo, si mantienen su buena conducta, podrían estar libres en un mes.

El senador Francisco Chahuán, quien acompañó a la familia en este duro proceso y quien insistió desde un principio en la inocencia de los chilenos se mostró satisfecho y optimista con este resultado.

“Estamos muy felices por el resultado del acuerdo entre la Fiscalía y la defensa de Fernando y Felipe. Tal como sostuvimos en un inicio, ellos son completamente inocentes. Actuaron en legítima defensa. Todos los antecedentes, los testimonios y las grabaciones que pudieron ser exhibidas en el tribunal mostraban claramente, que ellos actuaron en legítima defensa”.

Chahuán explicó el proceso por el que tuvieron que pasar los chilenos para poder llegar a aceptar parte de la culpa por el homicidio del ciudadano malayo: rebajar la calificación del delito de homicidio en primer grado a homicidio culposo y luego a homicidio negligente. “Esto permitió, a través de un tecnicismo que ellos pudieran reconocer algún grado de responsabilidad y les permitiera salir prontamente. Esperamos que dentro de un mes ellos puedan estar de retorno a nuestro país”, agregó Chahuán.

Felipe y Fernando se vieron involucrados en la muerte de un ciudadano malayo que los persiguió a la puerta de la hostal donde alojaban para robarles. Lo que siempre mantuvo la defensa es que todo ocurrió por legítima defensa. El video del lobby del hotel fue clave para comprobar lo sucedido, como así también los exámenes toxicológicos a la víctima, que demostraron el consumo de cocaína y alcohol.