· Instancia asignó al Ministerio del Interior la responsabilidad de suministrar los recursos para el plan nacional de esterilización canina, lo mismo que generar los reglamentos para operativizar el cambio de normativa. Sin embargo, antes de ser visto por la Sala de la Senado, esa cartera revisará el texto y presentará indicaciones.

El senador Francisco Chahuán destacó que la Comisión Mixta de Salud zanjara finalmente las discrepancias que persistían en torno al proyecto sobre tenencia responsable de mascotas y animales de compañía, aunque precisó que aún resta que el Ministerio del Interior presente nuevas indicaciones. Una vez que éstas sean discutidas, corresponderá que la Sala del Senado vote el texto, que quedará en condiciones de cumplir su último trámite en la Cámara Baja.

Chahuán valoró que la instancia sacara adelante el cambio de regulación en torno al tema y sostuvo que se trata de algo “relevante, porque durante mucho tiempo se planteó necesidad de avanzar con este proyecto, que era materia de discusión pública cada vez que había accidente con resultado de muerte o lesiones graves o gravísimas”.

El integrante de la Comisión de Salud explicó que “una de las materias pendientes más relevantes tenía que ver con definir de quién era la responsabilidad de suministrar los recursos para el plan nacional de esterilización canina; y a quién correspondía generar los reglamentos para operativizar el cambio de normativa.”

Al respecto, el senador dijo que se llegó a un acuerdo con el Ejecutivo “para que sea el Ministerio del Interior, y no el de Salud, quien se haga cargo de aquello”, manifestando su confianza sobre el particular considerando que “hay más de 20 mil millones de pesos disponibles en esa cartera para ese objetivo.”

Entre los temas más relevantes contemplados en la ley, subrayó “la obligación de dueños, tenedores o poseedores de animales potencialmente peligrosos de contar con un registro; obligación de adiestramiento y de contar con un seguro de responsabilidad civil, así como la existencia de condiciones especiales para que estos animales circulen en la vía pública”.

Asimismo, sostuvo que entre otras materias, la norma establece una acción popular para que “cualquier persona pueda garantizar que el tenedor, poseedor dueño de un perro potencialmente peligroso esté en condiciones de custodia que de seguridad a terceros”.