La firma de un convenio de cooperación entre el Centro de Formación Técnica dela Universidad de Valparaíso (CFT-UV) y el programa de gestión colaborativa Vamos Que se Puede, impulsado por el senador Francisco Chahuán, permitirá a un centenar de jóvenes de la región acceder a formación superior en condiciones preferentes, de manera de contribuir a mejorar sus condiciones de vida.

El parlamentario explicó que la iniciativa busca “aportar a la movilidad social ampliando el acceso a educación técnica”, precisando que en el marco de un convenio similar suscrito con el CFT de la Universidad Católica de Valparaíso ya han capacitado a 200 jóvenes, particularmente provenientes de campamentos, en los últimos 4 años.

Chahuán manifestó su orgullo por el acuerdo que “permitirá a 100 jóvenes más dar un salto cualitativo en sus condiciones de vida” y agradeció que la UV se haya sumado al programa.

Por su parte, el director del CFT-UV, Luis Villarroel, explicó que “una persona que estudia una carrera técnica invierte 2 años y medio en tiempo y dinero, y lo que buscamos a través de este convenio es reconocer competencias ya adquiridas y, por ejemplo, acortar el período de estudios, pagando sólo lo que requiere para obtener su título”.

El acuerdo contempla becas para acceder a las carreras de Administración de Empresas con mención en Gestión Financiera; Administración de Empresas con mención en Control de Gestión; Asistente Jurídico; Logística; Comercio Exterior; Cocina Internacional; Contabilidad General; Secretariado Ejecutivo Gerencial; Enfermería; Gestión Pública; y Contabilidad General.

Entre los requisitos para acceder al beneficio –consistente en el pago del 50% de matrícula y 20 mil pesos de arancel a todo evento- se cuenta ser Licenciado de Educación Media Técnico Profesional (EMTP) o Humanista Científico (EMHC); NEM igual o superior a 5.0; y estar dentro de los  3 primeros quintiles de clasificación socio-económica de Mineduc.

El programa Vamos que se Puede es una iniciativa impulsada por el senador Chahuán para gestionar ayuda público-privada y abordar demandas sociales no cubiertas.  En ese contexto, y en coordinación con la Fundación Fedes y Help for The Andes, además de una serie de otras entidades sin fines de lucro, han donado 3200 sillas de ruedas, medicamentos, camas clínicas e insumos para hospitales;  motores, trajes de buzo y un galpón para pescadores artesanales, lentes ópticos, ropa y pianos, en el marco de su alianza con el programa Pianos para Chile.