Máximo Tribunal ratificó dictamen de Corte de Apelaciones de Valparaíso, que estableció que el municipio no puede construir caminos en espacios de áreas verdes sin haber previamente obtenido la desafectación del bien, dando la razón jefe comunal.

Su satisfacción expresaron el senador Francisco Chahuán y el abogado Christian Lucero luego que la Tercera Sala de la Corte Suprema ratificara el fallo de la Corte de Apelaciones de Valparaíso en el recurso de protección presentado en contra de una resolución del alcalde saliente de Algarrobo, Jaime Gálvez, declarando que el municipio no puede construir caminos en un área verde ubicada al final de la calle Samuel Lillo, en el sector de Algarrobo Norte, sin haber previamente obtenido la desafectación del bien.

La resolución, que eliminó los considerandos quinto a diez del fallo de primera instancia declarando que el Municipio no puede construir dichos caminos modificar el Plan Regulador, se enmarca en la solicitud que realizó la Junta de Vecinos del sector al alcalde para que se otorgaran las facilidades para utilizar un área verde como área recreacional. El jefe comunal manifestó entonces que se trataba de un camino que pretendía pavimentar, permitiendo el acceso vehicular permanente a un proyecto inmobiliario que se desarrolla en el sector.

En ese contexto, el abogado y el senador plantearon junto a los vecinos que “lo anterior está expresamente prohibido y, tal como lo ratificó la Corte Suprema, requiere un cambio del uso de suelo, en consecuencia no es una atribución del alcalde.”

La comunidad cuestionó la decisión del jefe comunal, pues favorecería sólo a la Inmobiliaria, “consolidando una situación claramente irregular, expropiando, en la práctica un área verde para destinarla a acceso vehicular, tal como consideraba el proyecto.”

El abogado de los vecinos, Christian Lucero, sostuvo que “la Corte Suprema confirma que lo manifestado por los vecinos, en el sentido que el alcalde no puede destinar a calle un área verde si no se ha modificado previamente el plan regulador” y recordó que el edil invitó a la comunidad a resolver esta controversia por una vía administrativa. Al respecto, valoró que la sentencia libera a los vecinos del pago de las costas.

La presidenta de la Junta de Vecinos de Algarrobo Norte, María Isabel Baeza, se manifestó feliz con la decisión adoptada por el máximo Tribunal que, “si bien no ordena alcalde a replantar los árboles que eliminó, envía un claro mensaje en el sentido que el área verde no se puede destinar a calle como acceso vehicular permanente a un complejo inmobiliario, lo que es contrario a derecho.”

Por su parte el senador Francisco Chahuán afirmó que “tal como lo suponíamos, el municipio no puede desafectar un área verde sin que haya una modificación al Plan Regulador comunal, por lo que este fallo avala nuestra posición y constituye un aporte sustantivo para velar por que las áreas verdes sean resguardadas.”

Los demandantes adelantaron que estudian nuevas acciones legales para impedir que en el futuro se continúe utilizando como acceso vehicular el área verde, ya que se trata de un espacio que debe ser destinado preferentemente al uso peatonal y al esparcimiento y no como entrada a un complejo inmobiliario particular, señalando que “posiblemente interpondremos un Reclamo de Ilegalidad y una Denuncia a la Contraloría General de la República, a fin que el alcalde saliente cumpla a cabalidad con la Ley, lo que hasta ahora no ha hecho.”