Presidente de la Comisión de RR.EE. del Senado, Francisco Chahuán, sostuvo que iniciativa busca respaldar acciones de resguardo de la integridad territorial y afirmó que la ley aprobada en Perú “agravia, afecta y agrede, lo que exige adoptar medidas firmes, como el congelamiento de las reuniones bilaterales.”

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Francisco Chahuán, sostuvo que el proyecto de acuerdo aprobado en la Sala de la Cámara Alta para respaldar la posición de Chile frente a la creación del distrito La Yarada – Los Palos, al sur de Perú, busca “solidarizar con nuestro país en la tarea de resguardar la integridad territorial” y afirmó que “la ley agravia, afecta y agrede nuestra integridad, lo que ”exige adoptar medidas firmes, como el congelamiento de las reuniones bilaterales.

El parlamentario explicó que la iniciativa, de Comisiones de Relaciones Exteriores y de Defensa del Senado y el presidente de la Corporación, busca “solidarizar con la posición de nuestro país en el resguardo de la integridad territorial, pues lo que ha hecho el Perú con la creación de un distrito al sur de Tacna incorporando territorio chileno, es una agresión”.

En ese contexto, agregó que “por eso no sólo estamos avalando a nuestro país en la materia, sino que adicionalmente somos partidarios de que la respuesta de Chile sea firme y contundente, lo que dice relación, entre otros temas, con la congelación de las reuniones bilaterales mientras Perú no resarza el daño causado y con dejar en Chile al embajador en Perú todo el tiempo que sea necesario, hasta que eso ocurra.”

El titular de la Comisión de RR.EE. manifestó que “nos gustaría que la misma actitud que ha tenido Perú para aprobar esta ley, que agravia, afecta y agrede nuestra integridad, la hubiera tenido para aprobar todas las reformas legislativas que permitirían aplicar el fallo de la Corte de La Haya respecto del límite marino, pero eso no ha ocurrido y eso tiene que ver con una provocación permanente, que no estamos dispuestos a aceptar.”

Proyecto de Acuerdo

Considerando la aprobación del Proyecto de Ley que crea el Distrito “La Yarada – Los Palos”, por parte del Congreso de la República del Perú, en que se insiste en situar un punto de inicio de la frontera terrestre con Chile al suroeste del Hito No. 1.

Atentos a los actos de provocación realizados en el curso de la semana pasada por efectivos militares y civiles peruanos en la zona aledaña al Hito n° 1

EL SENADO DE LA REPUBLICA DE CHILE ACUERDA:

Ratificar la posición del Estado chileno en atención a que no existe el denominado “triángulo terrestre”. Dicho espacio geográfico es territorio nacional. En el área fronteriza con Perú hay sólo dos puntos convenidos: uno de ellos es el Hito No.1 (punto inicial de la frontera terrestre) que fue demarcado en 1930 en cumplimiento del Tratado de 1929. El otro punto fue convenido por ambos países en estricto cumplimiento al fallo de la Corte Internacional de Justicia del 27 de enero de 2014, que señaló que el inicio de la frontera marítima es la intersección del paralelo del Hito No. 1

Recordar a la comunidad nacional e internacional que Perú ha sostenido invariablemente que existe continuidad entre el punto de inicio de la frontera marítima y el punto final de la frontera terrestre entre ambos países.

Respaldar al supremo gobierno de Chile en sus ponderadas pero firmes acciones políticas y diplomáticas tendientes a defender los intereses nacionales, y a ejercer todos los derechos que le asisten a nuestro país en esta materia.

Apoyar al Ministro de Relaciones Exteriores de Chile en su llamado a la población a mantener la tranquilidad, en la convicción de que las autoridades competentes actuarán con serena firmeza, para que nuestra integridad territorial sea salvaguardada como corresponde.

Suscribir íntegramente la posición diplomática de Chile en materia de reservar nuestros derechos y objetar la pretensión peruana.

Trabajar mancomunadamente para que, actuando con firmeza y apego a la razón y el derecho, prime en las relaciones con Perú un sentido de buena vecindad e integración, con visión de futuro y provecho mutuo.