Durante el trámite efectuado en la Comisión Mixta, sobre las modificaciones que se pretenden hacer a la venta de medicamentos,  se suscitó un interesante debate, con el cual hemos logrado generar una visión global de esta importante materia en nuestro país.

El proyecto en discusión es bastante positivo y uno de sus elementos centrales, dice relación con el establecimiento de una política nacional de genéricos que tenga por objeto ampliar el acceso a los medicamentos y reducir su costo. A mi juicio, el texto de la iniciativa, en la forma que ha quedado redactado, soluciona en gran parte los problemas relacionados con el mercado de las farmacias y los medicamentos.

Quiero destacar además, que esta es una norma iniciada en moción de varios senadores, entre ellos, Guido Girardi, Mariano Ruiz-Esquide, Fulvio Rossi y el suscrito. Así muchas de nuestras iniciativas se han fusionado en un texto único que discutimos y aprobamos.

Hemos introducido diversas modificaciones, tales como aquellas referidas a la presentación de los medicamentos; la dispensación de genéricos; el impedir la divulgación de los datos de las recetas; el prohibir que funcionen  consultas médicas o de tecnólogos médicos al interior de las farmacias; el fraccionamiento de los medicamentos; la existencia de la responsabilidad de daños provocados a la salud por el uso de medicamentos sin recetas; y  el expendio de éstos por venta directa en estanterías u otros espacios de acceso directo al público.

Así resolvimos prohibir las llamadas “canelas” que era el incentivo que le daban los dueños de farmacias, a los dependientes para vender determinados productos. También velamos por terminar con los incentivos que entregan los laboratorios a los facultativos para expender ciertos y determinados productos de marca.

Quiero aprovechar la oportunidad de  agradecer la disposición que han tenido los miembros de la Comisión de Salud del Senado, a la que pertenezco, también los de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, para resolver las dificultades suscitadas en la Comisión Mixta; el empeño y la disposición del Ministro de Salud y el Director del Instituto de Salud Pública (ISP).

En ese mismo sentido, quiero señalar que los miembros de la Comisión Mixta hemos coincidido en el perfeccionamiento de cada una de las disposiciones que fueron objeto del debate, lo cual nos permitirá dar término a la extensa tramitación legislativa de este proyecto, lo que posibilitará que nuestro país pueda contar con una política clara de producción y expendio de medicamentos, acorde a la época en que vivimos y en sintonía con las naciones más desarrolladas.

Reitero mis felicitaciones a todos los actores que han participado de esta norma que va a permitir terminar con los abusos, generar una política nacional del medicamentos, garantizar farmacias de turno, establecer farmacias móviles en aquellas comunas en las que no exista la posibilidad de instalación -que son más de 60-, y habilitar en el caso que no haya farmacias, por ejemplo, almacenes farmacéuticos.

Hemos dado un paso decisivo para acercar los medicamentos a los usuarios, a los pacientes.