Como un “acuerdo histórico” fue calificado el protocolo suscrito esta tarde entre el gobierno, representado por el subsecretario de Pesca Pablo Galilea y los pescadores artesanales de Valparaíso, orientado a garantizar a estos últimos el resguardo de los caladeros históricos y la sustentabilidad del recurso merluza común.

En la ocasión, los senadores Francisco Chahuán, Lily Pérez y Antonio Horvath hicieron de garantes y valoraron la disposición del gobierno a acceder a esta demanda, que “nos va a permitir proteger los caladeros habituales de los hombres de mar de nuestra región y la sustentabilidad de las especies en general y de la merluza común en particular, asegurado las fuentes laborales de los pescadores”, sostuvo Chahuán.

A su juicio, se trata de un acuerdo “que da tranquilidad a los pescadores artesanales y establece, entre otras regulaciones, el futuro los planes de manejo ajustándolos en el tiempo, lo mismo que las artes de pesca”.

Por su parte, el subsecretario Galilea sostuvo que es “absolutamente necesario, a través de los planes de manejo y de administración, poder lograr acuerdos entre artesanales e industriales para, de manera alternada, proteger los caladeros históricos de pesca de los artesanales, particularmente de la merluza común.”  Dijo que, si bien en la ley está incorporada la posibilidad de fijar los planes de manejo, “hemos querido suscribir el protocolo para que no tome demasiado tiempo”.

En la ocasión estuvieron presentes el vicepresidente de la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (Conapach), Miguel Ángel Hernández y el presidente del sindicato de pescadores de la Caleta Portales, Eduardo Quiroz, quienes valoraron el apoyo de los legisladores a su causa y manifestaron su satisfacción por haber avanzado en un acuerdo que “nos va a permitir recuperar los recursos o conservar lo poco y nada que nos queda”.