Una reunión con representantes de diversos gremios de la salud sostuvieron en el Congreso el ministro Jaime Mañalich y el senador Francisco Chahuán, quienes llamaron a los 38 diputados de la Concertación e independientes que presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional a que “recapaciten y no pongan trabas a un beneficio concreto para los trabajadores del sector”, refiriéndose a la ley que les otorga un incentivo por retiro voluntario y una bonificación adicional. En la ocasión participaron dirigentes de FENTESS, FENFUSSAP y FENATS UNITARIA.

El senador Chahuán lamentó que “el requerimiento ha puesto en suspenso un derecho e incentivo al retiro de los gremios, suscrito con los ministerios de Salud y Hacienda, que afecta a 1500 trabajadores que son potenciales beneficiarios”. También planteó la necesidad de que los legisladores que recurrieron al TC “se desistan del requerimiento que hoy tiene a los gremios alerta pues, mientras transcurren los plazos para poder gozar del beneficio, ya han fallecido 4 eventuales beneficiarios de éste”.

El integrante de la Comisión de Salud les pidió que “escuchen la voz de los dirigentes de los gremios de la salud, que están respaldando la acción que hemos sostenido para asegurarles el incentivo al retiro.” El presidente de la Fenats Unitaria del Hospital Gustavo Frick, Fernando Sandoval, junto al presidente regional del organismo, Jorge Gutiérrez, explicaron que llegaron a la sede del Poder Legislativo para lograr apoyos y entrevistarse con los diputados que presentaron requerimiento para que el artículo 2º transitorio, que tiene que ver con los cupos, fuera acogido y naufragara el proyecto.

Sandoval, quien también ocupa la secretaría general de la Federación Quinta Región Cordillera de la Fenats Unitaria, cuestionó que “por 200 cupos se vaya a perjudicar a más de 1500 personas, porque se trata de gente enferma, que espera con anhelo el incentivo al retiro, y uno de los compromisos que tenemos con nuestros asociados es que puedan irse con un poquito de plata”.

Agregó que “no podemos concebir que esta situación, considerando que hay diputados, como Juan Luis Castro, que conocen las condiciones en que se trabaja en el sector”. El dirigente dijo que “el gallito político que le hacen al gobierno es a costa de los funcionarios más vulnerables, por eso estamos aquí dando la cara y agradecemos la presencia del Ministro de Salud y del senador Chahuán, quien siempre nos ha apoyado.”

El ministro Mañalich expresó su preocupación por la situación y dijo comprender la inquietud de los gremios, pues “si la tramitación de la ley demora, un grupo de 1500 trabajadores se verán perjudicados, ya que deben hacer uso del plan de retiro, con vencimiento el 30 de septiembre próximo”. El secretario de Estado precisó que “si la ley no está promulgada para entonces, estos 1500 trabajadores de la salud quedarán sin el beneficio, habría que mandar una ley interpretativa y se trataría de un trámite largo, lo que es negativo si pensamos que se trata de gente que ha trabajado toda su vida en el sector salud y está cansada”.

Mañalich dijo que la ley contempla que cada trabajador reciba al momento de jubilar 11 meses de sueldo y un bono que alcanza aproximadamente los 8,5 millones de pesos, además de un incentivo post laboral que pueden usar durante el año siguiente a la jubilación, de monto variable , pero que podría alcanzar los 2 ó 3 millones de pesos adicionales.