Sesión Rapa NuiEl incendio forestal que destruyó más de 150 hectáreas e importantes sitios patrimoniales en Isla de Pascua es un llamado urgente a las autoridades para destinar recursos y programas que prevengan y eviten este tipo de tragedias. Hemos manifestado nuestra preocupación por los siniestros, la pérdida de especies biológicas y, particularmente, por la destrucción de la aldea ceremonial Orongo, un emplazamiento sagrado ubicado al suroeste del volcán Rano Kau.

Los daños ocasionados y las pérdidas son muy sensibles por su valor religioso, cultural y arqueológico, pues se trata del sitio donde las antiguas tribus de Rapa Nui se daban cita durante los primeros meses de la primavera para recoger el primer huevo sagrado del manutara que, de acuerdo a la tradición, es el ave de la buena suerte.  La ciudadela es también el lugar donde se registra la mayor cantidad de arte rupestre.

Junto con la investigación del origen de este incendio hemos pedido al intendente regional que se suministren mayores recursos para realizar un catastro detallado de la flora y fauna dañada, especies que son parte de la memoria biológica de la isla.

También hacemos un llamado al gobierno regional a fortalecer las capacidades de bomberos y Conaf en la isla para evitar que estas tragedias se vuelvan a producir.

En la Comisión de Gobierno del Senado se encuentra cumpliendo su segundo trámite, el proyecto que establece la forma en que se ejercerán los derechos a residir, permanecer y trasladarse hacia y desde el territorio especial de Isla de Pascua.  Se  trata de un compromiso del Estado de Chile para proteger su sustentabilidad, el ecosistema, el patrimonio cultural y natural, porque la capacidad de carga que no puede ser sobrepasada y se deben actualizar a los informes realizados en la década de los 90 en base a las nuevas condiciones.

Por lo tanto, esperamos que el Estado asuma con responsabilidad que el escenario actual hace imprescindible adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la sustentabilidad a este territorio reconocido en el mundo por tener una cultura única y recursos de riqueza incalculable, en cuyo Parque Nacional se han catastrado más de 25 mil sitios arqueológicos que requieren atención y un adecuado resguardo.