En la misa realizada en la Iglesia de La Trinidad, en Las Condes, el diputado Tucapel Jiménez dio su sentido testimonio.

En una ceremonia denominada “Servicio por la paz”, encabezada por el obispo de la Iglesia anglicana, Alfred Cooper y el sacerdote jesuita Fernando Montes, familiares de víctimas de violaciones a los derechos humanos y de personas condenadas por esos delitos se reunieron para conmemorar un nuevo aniversario del 11 de septiembre de 1973 y pedir por  el futuro y la unión del país.

En el encuentro realizado  en la Iglesia de La Trinidad ubicado en la comuna de Las Condes, el diputado Tucapel Jiménez compartió su testimonio junto a Lorena Fuentes, cuyo esposo sufrió torturas en los años 80 y Roxana Astete, familiar del brigaier ® Pedro Espinoza, entre otros, quienes hablaron de justicia, verdad, reconciliación y unión.

Tucapel Jiménez dijo que participó “porque nadie se puede restar de una iniciativa para rezar por la unidad y la paz”, subrayando que “el reencuentro pasa necesariamente porque haya verdad y justicia, porque no hay otra manera de que un país sane su alma sino es a través de éstas.”
El obispo Cooper, en tanto, sostuvo que fue “una oportunidad emocionante de hablar desde todos los ángulos, en que dijimos no al olvido para vivir seriamente al futuro y sí al perdón y la justicia”.
Tras la misa, Roxana Astete afirmó que “queda una luz de esperanza en la reconciliación porque ambas partes estamos sufriendo hace muchos años y necesitamos seguir adelante en paz y armonía”.
El padre Fernando Montes, en tanto, afirmó “que el futuro se abrirá a la esperanza  con justicia y verdad”, enfatizando “la importancia de reconstruir la humanidad, lo que se hace con gestos  humanos”.  Asimismo, hizo hincapié en que “Chile sin esperanza, no tiene presente ni futuro y debemos aspirar al perdón”.
Por su parte, el senador Chahuán destacó lo que a su juicio podría marcar “un punto de inflexión, en un encuentro sencillo y significativo de familias víctimas de violaciones de derechos humanos y de detenidos por esas causas, que ha servido para reiterar un nunca más en mayúsculas y manifestar la relevancia de avanzar en verdad, justicia, perdón y reencuentro.”