• Tras una serie de denuncias que afectarían especialmente a menores, el senador Chahuán junto al concejal Marco Antonio González y  el vicepresidente regional de la Confederación de Taxis Colectivos y Transporte Menor, Hugo Fonseca, pidieron a la ministra Tapia que se revise el cumplimiento del decreto 212, que prohíbe pasajeros viajen en el pasillo de los buses. 

El senador Francisco Chahuán encabezó una reunión con la ministra de Transportes, Paola Tapia, para transmitirle una serie de denuncias que afectarían el transporte público en la provincia de San Antonio y solicitarle las respectivas fiscalizaciones, relacionadas fundamentalmente con irregularidades en el traslado de menores en buses que cubren el tramo Llolleo – Valparaíso, quienes se verían en la obligación de viajar a pie o en el suelo.

Junto al concejal Marco Antonio González y  el vicepresidente regional de la Confederación Nacional de Taxis Colectivos y Transporte Menor de Chile, Hugo Fonseca, el parlamentario solicitó a la secretaria de Estado que instruya la revisión de las denuncias, considerando el riesgo que significaría para los pasajeros.

Chahuán explicó que en la oportunidad se abordaron, además, inquietudes relacionadas con el proyecto de ley que busca establecer restricción por congestión –actualmente en la Comisión de Hacienda- y otras medidas que se han aplicado a asociaciones de taxis colectivos de Algarrobo y El Quisco, apelando a que “la norma tiene que ser pareja”.

Asimismo, precisó que se solicitó apurar el reglamento para poner en marcha la iniciativa “renueva tu colectivo”, cuyos fondos fueron aprobados hasta 2017, lo mismo que el que tiene que ver con renovar el transporte escolar.  A propósito, el parlamentario manifestó que “si bien se aprobó en la ley de presupuesto, no se ha despachado el reglamento, que está en Contraloría, y los montos exiguos que se contemplan podría implicar falta de interesados, por lo que las cifras se debieran revisar”.

El concejal González, agradeció la voluntad del senador de generar un canal con la autoridad de Transportes porque “nos preocupa lo que está viviendo la comunidad y las familias de niños que estudian en Casablanca y Valparaíso, porque hay muchas quejas y los pasajeros no pueden ir de pie, por lo que se necesita fiscalización para resguardarlos”.

Por su parte, Fonseca lamentó los problemas de congestión en la provincia y cómo aquello perjudica el servicio que prestan, toda vez que subrayó que “en 2011, tras la modificación del decreto 212, los buses nunca más pueden llevar pasajeros de pie y hay pruebas de que existen líneas que trasladan a niños en el pasillo, lo que es grave.”

La ministra Tapia afirmó que “revisaremos en terreno lo que sucede en estos servicios, de manera que los estudiantes se puedan trasladar de la mejor forma posible y que las normas de seguridad exigidas se cumplan”.