El senador Francisco Chahuán presentó un proyecto de ley que establece la obligación de que los lugares de alta concentración de personas cuenten con un desfibrilador que permita hacer frente a situaciones de emergencia y prestar auxilio a quienes pudieran presentar signos de estar sufriendo un paro cardiovascular.

El integrante de la Comisión de Salud llamó al Minsal a que adopte todas las medidas para avanzar en dicho sentido y pidió que se dé urgencia a la iniciativa legal que busca “evitar situaciones como las ocurridas en el último tiempo, en que han muerto personas en partidos de fútbol o sitios con alta concentración de público, sin que se les haya podido brindar auxilio adecuado y oportuno.”

Chahuán explicó que “el desfibrilador externo es un aparato electrónico portátil que sirve para diagnosticar paros cardiorrespiratorios, cuando éstos se originan en fibrilación ventricular, vale decir, cuando  la irrigación sanguínea no es la suficiente.”

Aseguró que dichos dispositivos “son sumamente efectivos cuando se producen emergencias de este tipo, pues permiten recuperar el ritmo cardíaco adecuado y su operación es bastante simple”.

El legislador aseguró que diversos países cuentan con una normativa sanitaria que obliga a contar con estos desfibriladores en espacios públicos y privados, tales como centros comerciales, supermercados, aeropuertos, estaciones de ferrocarriles, terminales de buses, complejos y centros deportivos, y, en general, los espacios públicos que cuenten con una capacidad igual o superior a mil personas.

Por lo mismo, dijo, “solicitamos al ministro de Salud que, en el ejercicio de su potestad reglamentaria, dicte la normativa pertinente para que estos espacios cuenten en forma obligatoria, como parte de su sistema de atención sanitaria de emergencia, con desfibriladores, que estén aptos para su funcionamiento inmediato.”