• Senador Chahuán y concejala Amal Salem Solís lamentaron la medida y afirmaron que no considera el crecimiento de la población local, no aporta en materia de descentralización y afectará gravemente a la ciudadanía de Limache y Olmué.

El senador Francisco Chahuán y la concejala Amal Salem Solís manifestaron su preocupación por el cierre de la oficina de Fonasa en Limache, anunciado para el próximo 1 de septiembre y afirmaron que “es necesario que la autoridad correspondiente reconsidere esta decisión y entienda que revertirla es una responsabilidad social, de manera que la atención que se brinda a nuestra ciudadanía no se interrumpa, afectando de paso a la comunidad de Olmué”.

El parlamentario afirmó que “el cierre de la oficina de Fonasa generará complicaciones, no sólo para los habitantes de Limache, sino también los de Olmué, pues el apoyo que brinda el Instituto de Previsión Social (IPS) con la venta de bonos no es suficiente como para reemplazar la cobertura que da el servicio a ambas comunas”.

La concejala Amal Salem, en tanto, también lamentó el cierre programado para el 1 de septiembre, pues aquello implicará “dejar de atender a los más de 50 mil habitantes de Limache, a los que se deben sumar las personas de Olmué”.

La edil subrayó que “Limache ha crecido y somos la ciudad de Marga Marga que reúne a más adultos mayores, quienes son los principales usuarios de Fonasa, que sin duda es una oficina muy necesaria”, enfatizando que “trasladarse para que puedan acceder a las oficinas emplazadas en Quillota, Quilpué o Villa Alemana significará encarecer  sus costos de vida”.

Ambos expresaron su confianza en que “la medida se revierta porque necesitamos privilegiar la atención de la comunidad y avanzar en descentralización, lo que no ocurre con el cierre de Fonasa en Limache”.