· Dirigentes del Comité de Riego de Cuncumén y el senador Chahuán están programando acciones para avanzar en la materia, porque en esta zona está “el futuro agrícola de la Quinta Norte, que se está secando”.

El senador Francisco Chahuán se reunió con dirigentes del Comité de Riego de Cuncumén para analizar el estado de avance de dicho proyecto y articular la constitución de la tercera sección del río Maipo con el objeto de “proteger los derechos de agua de los agricultores” y dar curso a una iniciativa que a juicio de los actores podría “salvar la agricultura de la Región”.

El parlamentario explicó que próximamente esperan convocar en San Antonio al delegado presidencial para la sequía y representantes del Consejo Nacional de Riego y el Ministerio de Agricultura, entre otras autoridades para avanzar en ambas materias, subrayando que la tercera sección del río Maipo “es algo absolutamente necesario para proteger los derechos de agua de los agricultores”.

El presidente del Comité de Riego de Cuncumén, Alejandro Infante, explicó que la división “es muy importante dado que es el único organismo que puede regular el paso del agua y permitir que se distribuya en caso de sequía, junto a las otras juntas de vigilancia.”

Infante precisó que en San Antonio está el tema del consumo humano (litoral central), industrial (crecimiento actual y futuro de la provincia) y agrícola (ya van sobre las 7 mil hectáreas plantadas), asegurando que en esta zona está “el futuro agrícola de la Quinta Norte, que se está secando”.

En ese contexto, afirmó que “San Antonio puede salvar la agricultura, por eso es importante dar forma a la junta de vigilancia, de manera de regular los derechos de agua que le corresponde a la tercera sección del Maipo, desde la desembocadura del Mapocho hasta el mar, para administrar bien los recursos hídricos.”

Sobre el proyecto de riego Cuncumén, ambos manifestaron confianza en su concreción, destacando que se encuentra ad portas de la etapa de licitación y debiera adjudicarse el segundo semestre de este año, de manera de partir la construcción el primer trimestre de 2016. Añadieron que generará unos 1500 puestos de trabajo directos y permitirá regar más de 1400 hectáreas que hoy son de secano.

Infante recordó que la iniciativa data de 1999 y resaltó que actualmente “está concluyendo el estudio de ingeniería que ha determinado una muy buena rentabilidad, tanto económica como social”, lamentando de paso que hoy “se da la paradoja de que la mayoría de los propietarios en la zona, al no contar con recursos hídricos, se ven obligados a salir a trabajar a fundos vecinos.”

Por lo mismo, sostuvo, “con este proyecto de riego se van a poder trabajar tierras que hoy son de secano costero, que no producen”, subrayando que mientras tuvo agua Cuncumén fue productivo.