Ante la proliferación de máquinas “tragamonedas” que operan  en diversas ciudades del país, el senador Francisco Chahuán presentó un proyecto de ley destinado a regular este tipo de aparatos, ya habituales en el negocio de los casinos populares.

El senador explicó que “actualmente, de acuerdo a la ley 19.995, los únicos lugares donde se pueden efectuar juegos de azar, son los casinos legalmente autorizados, que cuentan con un catálogo de juegos reglamentado y son fiscalizados por la Superintendencia de Casinos.”

Agregó que “desde hace algunos años, en numerosas comunas y localidades, funcionan locales comerciales en que operan máquinas tragamonedas, totalizando alrededor de 700 mil en todo el territorio, cuyos operadores obtienen la respectiva patente municipal aduciendo que contienen juegos de destreza o entretenimiento.”

No obstante, el senador aclaró que “diversos peritajes a los que se ha sometido a estas máquinas establecen que son de azar propiamente tal, ya que reciben apuestas en dinero y eventualmente otorgan premios en dinero a través de un sistema aleatorio de generación de resultados, basado en la suerte.”

Por lo mismo, para regular el funcionamiento de estas máquinas, la moción plantea modificar el Decreto Ley Nº 3063, sobre rentas municipales, con el objeto de que sea obligatorio que quien solicite una patente municipal para operar máquinas de destreza o entretenimiento, adjunte un certificado de laboratorios certificadores de máquinas de azar, visado por la Superintendencia de Casinos de Juegos, en que conste que éstas no son de azar, sino de destreza. Sin este requisito, no podrá obtener la patente respectiva, ni siquiera en forma provisoria.

Chahuán dijo que la idea es “contribuir a disminuir estas operaciones ilícitas de juego, para lo cual se engaña a los municipios, que otorgan patentes a sus operadores en el convencimiento de que las máquinas son de entrenamiento, en circunstancias que son de azar propiamente tal, con los graves efectos que para los jugadores compulsivos conlleva tal actividad”.