El senador Francisco Chahuán planteó a los presidentes de las comisiones de Salud y de Futuro de la Cámara Alta, Gonzalo Uriarte y Guido Girardi respectivamente, la importancia de programar un “gran congreso de la Salud en Chile” que congregue a médicos, especialistas, los Ministerios de Salud y de Hacienda, asociaciones de usuarios, de funcionarios y gremios para evaluar estado del sector y proponer políticas que se hagan cargo del tema para los próximos 20 años.

Como integrante de ambas instancias legislativas, Chahuán dijo que “se ha trabajado mucho en términos de los diagnósticos, que son compartidos transversalmente, pero a partir de éstos hay que elaborar una política pública que se proyecte.”  Manifestó que la idea es que el congreso se lleve a cabo antes de fin de año en la sede del poder legislativo en Valparaíso, con bajadas regionales y trabajo de comisiones que integren a todos los actores.

El legislador precisó que hay que abordar temas tales como la manera de resolver las brechas de funcionarios en los hospitales públicos, el desarrollo de la revolución en la atención primaria, si vamos a bajar o no las cuatro especialidades básicas para disminuir las horas de interconsulta, cómo aprovechar la infraestructura y dar dignidad al trabajo de los funcionarios públicos del sector, cómo atraer especialistas a las zonas aisladas, servicios de urgencia, las camas críticas y de agudos”, entre otros.

Sostuvo que “si bien hay coincidencias, hay complejidades, porque de alguna manera la salud en Chile se ha transformado en un ejercicio bomberil, donde apagamos incendios, pero poco se hace pensando en los próximos 20 ó 30 años, por ejemplo, en materia de salud preventiva, de la obesidad infantil, los cambios epidemiológicos y el envejecimiento de la población”.

En virtud de lo anterior, dijo, queremos “a generar, a través del Parlamento, una propuesta de país transversal tendiente a ver cómo ponemos a la salud pública en el centro de la atención del país.”  Explicó que “nosotros no tenemos facultad para presentar iniciativas que requieren gasto fiscal, pero sí debemos ser capaces de levantar una propuesta para el Presidente y los ministros de Salud y Hacienda, que incluya qué porcentaje del PIB se requiere invertir en salud y cómo hacerlo.”