El senador Francisco Chahuán planteó una serie de propuestas para resguardar nuestro patrimonio cultural y arqueológico y la necesidad de igualar las disposiciones chilenas a las de países que han avanzado en la materia, en el Seminario Internacional organizado por la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, denominado “Patrimonio en peligro: acciones para su protección”, que hoy concluye en el Museo Nacional de Bellas Artes.

El legislador expuso en torno a la moción de su autoría que podría permitir la recuperación de bienes tales como el Moai de basalto de la Isla de Pascua, que se encuentra desde hace muchos años en Inglaterra o la momia “El Hombre de Cobre” de Chuquicamata, hace un siglo en Estados Unidos.

Chahuán lamentó que Chile “se encuentra muy atrasado en esta materia en relación a otros países latinoamericanos, que tienen políticas públicas de protección y resguardo a este tipo de bienes, tales como levantamiento de inventarios, restricciones aduaneras y medidas seguridad para evitar su robo o extracción ilegal, así como mecanismos legales para lograr la restitución de estos bienes, en caso de haber sido sacados ilegalmente del país”.

En la ocasión precisó algunos aspectos del proyecto que tipifica como delito el tráfico ilícito la exportación no autorizada de dichos bienes y fija sanciones pecuniarias y de presidio para el incumplimiento de las obligaciones establecidas en la ley sobre el particular y manifestó la importancia de ratificar las principales normas internacionales que regulan esta materia, que establecen instrumentos de cooperación entre los estados parte para recuperar los bienes que les pertenecen.

Al respecto, lamentó que Chile sólo ha ratificado, en 2008, la Convención de la UNESCO sobre la protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armados, y los hasta ahora infructuosos esfuerzos del Consejo de Ancianos de Rapa Nui por repatriar un Moai de basalto, “que no surtirán efecto mientras no existen facultades para exigir que ello ocurra, pese a que de acuerdo a la ley Nº 17.288, todos los sitios y piezas arqueológicas son de propiedad del Estado, y tienen la calidad de Monumento Nacional, por el solo ministerio de la ley.”