En dependencias del Congreso Nacional se concretó la alianza colaborativa entre el programa de gestión colectiva “Vamos que se puede”, liderado por el senador Francisco Chahuán, el Rotary Club de Valparaíso y el proyecto “Pianos para Chile”, impulsado por el pianista chileno Alexandros Jusakos, quien este año se propuso junto a su esposa recolectar dichos instrumentos recorriendo Polonia y gracias al cual ya han entregado 15 de éstos en distintos lugares de entre Los Vilos y Calbuco.

Reunidos con una serie de personeros del ámbito de la cultura, entre ellos la talentosa pianista pascuense Mahani Teave, Jusakos explicó que ya vienen en camino 15 nuevos instrumentos desde Polonia -país donde reside junto a su esposa- que serán donados a diferentes instituciones de educación, centros culturales y organizaciones juveniles a lo largo de Chile, varias de ellas en la Región de Valparaíso, con el fin de fomentar el acceso de niños y jóvenes a la educación musical.

En este contexto, se han sumado diversas voluntades para sacar adelante esta iniciativa –que comenzó este año- y cuyo objetivo es “llenar de pianos el país, pues como sabemos ésta no es una prioridad ni lo va a ser”, dice Jusakos.

En el proyecto tiene un rol fundamental el Rotary Club de Valparaíso pues, a través de su presidente, Hernando González y su socio Jorge Vega, se ha colaborado en la internación a Chile de los instrumentos, su desaduanamiento, y la distribución; y la organización “Vamos que se puede” que ha contactado a instituciones que recibirán los valiosos implementos.

Clave también ha sido el apoyo de la Agrupación Artística Artesanal “San Agustín” de Viña del Mar, a través de su representante Drago Kurte; y de la Dirección de Cultura de la Universidad Santa María, mediante su director David Dahma, quienes han realizado aportes en dinero y en buenos oficios, con el fin de concretar el transporte de los pianos, los cuales serán financiados con una serie de conciertos de destacados exponentes musicales, entre ellos Mahani Teave, en diferentes puntos del país.

Los primeros 15 pianos provenientes del Viejo Continente, fueron donados a escuelas, institutos y organismos del país y tres le correspondieron a instituciones de la región.

“Como Rotary Club de Valparaíso hemos apoyado decididamente esta linda iniciativa, convencidos del aporte que para nuestros niños y jóvenes significa acceder a la creación, a la cultura y a las artes. Que las nuevas generaciones tengan la posibilidad de recibir educación artística, implica que serán mejores personas en el futuro”, indicó Hernando González, presidente de la institución.

Por su parte, el senador Francisco Chahuán, explicó que la Fundación “Vamos que se Puede” hizo una asociación estratégica con Pianos para Chile y Rotary Club, “en una iniciativa que busca llevar la cultura y la música a los sectores más postergados”, destacando de paso que la entidad ha estado contribuyendo con becas estudiantiles para jóvenes de campamentos, con un banco para la discapacidad y otorgando ayuda a pescadores artesanales. En ese sentido, hizo un llamado “a generar sinergia entre todas las organizaciones del tercer sector de la sociedad civil para, en este caso, llevar cultura a todos los lugares.”

Se espera que en diciembre llegue una segunda partida de instrumentos y durante el primer semestre de 2013 se llevarán a cabo la serie de conciertos benéficos con los cuales se financiará esta iniciativa.