El senador Francisco Chahuán lamentó la falta de voluntad política de la Dirección de Presupuesto para abordar la crisis hospitalaria que en estos días se está traduciendo en la inminente renuncia de médicos de postas en varias regiones del país, considerando que “existe un proyecto para aumentar el número de camas críticas en al menos 5 hospitales emblemáticos del país, pero no se ha accedido a la entrega de los recursos”.

El legislador dijo que “a pesar de las gestiones realizadas en la Dipres para asegurar la materialización del proyecto, elaborado por el Ministerio de Salud a través de la Dirección de Redes Asistenciales, éstos se han negado por criterios de carácter meramente técnico”.

El integrante de la Comisión de Salud precisó que “la Dipres nos ha dicho que están aprobadas 40 camas agudas para al menos 5 hospitales, pero no el recurso humano, lo que resulta insólito a la luz de la crisis hospitalaria evidente de los servicios de urgencia de las distintas regiones, que se cristalizó últimamente en la ex posta central, pero es una realidad se vive en varios hospitales, entre ellos el van Buren de Valparaíso”.

Explicó que el proyecto del Minsal planteó destinar 40 camas de agudas a los hospitales Salvador, Barros Luco y San José, de la Región Metropolitana, además del Gustavo Fricke y van Buren, de la Región de Valparaíso, que tenían muchas dificultades y alto número de hospitalizados, incluso en camillas.

Subrayó que “esto quedó truncado por la decisión de la Dipres, por lo que le pedimos a su directora que revise la resolución, sobre todo cuando vemos que la Salud pública está como está”.  En el mismo sentido, Chahuán lamentó que la Dipres tampoco ha querido acoger la creación de un fondo de “enfermedades raras o infrecuentes y drogas huérfanas”, presentado junto a sus pares de la comisión de salud, que implican un monto de 32 millones de dólares anuales para cubrir los tratamientos de males tales como la mucopolisacarinosis tipo 1,2 4 y 6, la enfermedad de Fabri, de Pumpe y tirosinemia, entre otras, además de los planes piloto para enfermedades de enfermedades de alto costo, como el Crohn, la colitis ulcerosa y la distonía.