· Iniciativa que reforma la Constitución obtuvo respaldo de la mayoría en la Sala, pero no logró el quórum requerido para este tipo de iniciativas. Afirmó que “es absolutamente indispensable recuperar esta fiesta cívica para Valparaíso, Iquique y la Armada”.

El senador Francisco Chahuán lamentó que no prosperara en la Sala de la Cámara Alta el proyecto de Reforma Constitucional que proponía trasladar del 21 de mayo al 4 de julio de cada año la cuenta sobre el Estado administrativo y político de la Nación pues, pese a lograr una votación mayoritaria, no contó con el quórum requerido para este tipo de iniciativas, vale decir los tres quintos de los senadores en ejercicio (22 votos a favor).

Chahuán explicó que el proyecto, respaldado por 12 senadores (versus 8 en contra y cuatro abstenciones), “no cumplió con el quórum que requiere una reforma constitucional, pese a que fue aprobado por la unanimidad de los integrantes de la Comisión de Constitución de la Cámara Alta”.

Al respecto, adelantó que “insistiremos con un nuevo proyecto de ley y esta vez esperamos tener el apoyo de todos los legisladores, pues es absolutamente indispensable recuperar esta fiesta cívica para Valparaíso, Iquique y la Armada y esperamos que prime la cordura frente a una materia que es relevante para ambas ciudades puerto y dicha institución”.

Vale recordar que, junto a su ex colega Carlos Cantero, el senador Chahuán presentó en 2011 el proyecto de reforma constitucional para trasladar al 4 de julio de cada año la cuenta sobre el Estado administrativo y político de la Nación. Tal como otras iniciativas, precisó que el sentido era “separar esta solemne ceremonia republicana del Homenaje al Día de las Glorias Navales, asimismo de gran relevancia, para que una no opaque a la otra y ambas logren el realce que ameritan”.

El parlamentario agregó que “durante los últimos años la cuenta pública motiva movilizaciones ciudadanas en las inmediaciones del Congreso Nacional para plantear demandas y pronunciamientos que, por legítimos que sean, a menudo se ven alteradas por desórdenes, destrozos en la vía pública y hechos de violencia tan lamentables como los ocurridos el jueves pasado”. En consecuencia, dijo, “la tradicional ceremonia militar, de profundo arraigo en la ciudadanía, ha ido quedando relegada a un segundo plano por el temor que producen los incidentes que rodean el mensaje presidencial”.

En ese contexto es que se ha planteado que la cuenta pública que debe rendir la primera autoridad de la Nación a la ciudadanía se realice el 4 de julio de cada año, fecha en que se conmemora el aniversario del Congreso Nacional, expresión legítima de la soberanía popular.