• Dijo que “hemos planteado al Ministerio de Economía la posibilidad de avanzar en la regulación de las macrozonas, porque hoy los pescadores artesanales de nuestra Región, particularmente los de San Antonio, sufren de brazos caídos pese a tener la biomasa al frente, pues las cuotas son de Concepción”.

 El senador Francisco Chahuán manifestó su confianza en que se corrijan las “serias deficiencias” con que fue aprobado en la sala de la Cámara Alta el proyecto de ley que regula el desarrollo armónico de caletas pesqueras y dijo que “si bien el ánimo que lo inspira es positivo, hay que perfeccionarlo y exigir que se respete el principio de que las caletas deben ser para los pescadores artesanales.”

La iniciativa fue aprobada con el voto favorable de 27 senadores y Chahuán se abstuvo porque a su juicio “presenta una serie de debilidades, como el exceso de requisitos y extensos plazos para el otorgamiento de la concesión, que hacen que en la práctica sea difícil poder regularizar el uso de la caleta”.

Agregó que “el otorgamiento de la concesión marítima está sujeto al pago de una renta y el monto puede aumentar si existe infraestructura portuaria de apoyo para la pesca artesanal”, a lo que se suma que el proyecto no establece “una regulación clara que fomente el progreso de la actividad pesquera artesanal y una mirada integral para permitir el desarrollo de otras actividades relacionadas con ese tipo de pesca.”

 

Otras debilidades

Por otro lado, sostuvo el senador Chahuán, “existe incertidumbre respecto de si los convenios de uso se encuentran o no protegidos por la garantía constitucional del derecho de propiedad del artículo 19, N° 24°, de la Carta Fundamental”.

Dijo que “hoy nadie duda de que las concesiones marítimas se hallan protegidas por la Constitución, lo que resulta beneficioso para los pescadores frente a los actos irregulares de la Administración, pero tratándose de los convenios de uso no queda del todo claro”.

Asimismo, dijo que “el hecho de que el Sernapesca, que tendrá la tutela de la concesión marítima, sea un órgano fiscalizador y presida el Comité Intersectorial, lo transforma en juez y parte, lo que podría constituir una forma de estatizar la administración por la vía de restarles injerencia a los dirigentes de las organizaciones, quienes conocen directamente las necesidades de sus bases.”

El senador por la región de Valparaíso afirmó que “aunque este proyecto se encuentra bien inspirado, hay que corregir las falencias y exigir que se respete el principio de que las caletas deben ser para los pescadores artesanales.”

Agregó que “le planteamos al Ministerio de Economía la posibilidad de avanzar en la regulación de las macrozonas, porque hoy los pescadores artesanales de nuestra Región, particularmente los de San Antonio, sufren de brazos caídos pese a tener la biomasa al frente, pues las cuotas son de Concepción”.

El proyecto, despachado a la Cámara de Diputados para cumplir su tercer trámite constitucional, entre otras cosas precisa la definición del término de caleta artesanal, faculta al Servicio Nacional de Pesca para que las organizaciones de pescadores artesanales o usuarios soliciten la destinación como caleta artesanal de espacios del borde costero que cuenten con las condiciones necesarias para permitir el desarrollo de las actividades pesqueras y afines, por un período de 30 años.