El senador Francisco Chahuán aseguró que “hoy se ha dado un paso decisivo para sacar adelante la nueva ley de fármacos” y manifestó su confianza en que el próximo martes la comisión mixta de Salud zanje los aspectos que siguen pendientes, de manera que la iniciativa sea despachada y el país cuente con la normativa, a más tardar, la primera semana de enero.

El parlamentario dijo que “quedan algunos aspectos menores para despachar este proyecto que establece una nueva política nacional de medicamentos, una política de productos genéricos, un petitorio, garantiza la existencia de farmacias de turno y nuevas regulaciones que sin lugar a dudas van a acercar el acceso de la población a los medicamentos.”

A juicio del integrante de la Comisión de Salud, “esta ley marca un antes y un después”, explicando que los temas pendientes dicen relación con el carácter del petitorio -si deben incluirse todos los productos bioequivalentes o sólo un mínimo- y el fraccionamiento de los medicamentos, donde hay tema sanitarios que se están discutiendo, con argumentos a favor y en contra”.

Precisó que se reabrirá la discusión respecto del petitorio pues éste implica la existencia fármacos bioequivalentes que produzcan el mismo efecto sanitario, pero se está debatiendo en torno a si a una farmacia pequeña se le debiera exigir completo o sólo una parte éste, pues “esto podría significar un incentivo perverso en términos de generar una ley en favor de los laboratorios y lo que nosotros queremos es beneficiar a los usuarios y consumidores”

Las dudas en torno al fraccionamiento, en tanto, son técnicas y tienen que ver con si “va a estar asegurado el efecto sanitario, pues la medida podría interrumpir la trazabilidad del producto, que permite conocer fechas de producción y traslados; y, además, hay dudas de si personal farmacéutico tiene competencias necesarias para realizarlo”.

Chahuán sostuvo que “sin duda lo grueso es sostener que éste es un proyecto de ley que surgió de los senadores y va a cambiar la relación de los ciudadanos con las farmacias y los medicamentos, va a prohibir las canelas, los incentivos de los laboratorios a los médicos para recetar determinados productos y va a fomentar la intercambiabilidad de los productos por parte de los usuarios.”

Luego de despachado por comisión mixta, el proyecto debe ser ratificado por el Senado y la Cámara de Diputados, por lo que la nueva ley podría estar promulgada en enero.