· Subrayó importancia de generar un debate amplio en torno al tema y expresó su confianza en el respaldo a la iniciativa que busca “dar un mínimo de legitimidad a la elección de nuestras autoridades” y contó con la firma de los senadores Coloma (UDI), Harboe (PPD), de Urresti (PS) y Pizarro (DC).

El senador Francisco Chahuán sostuvo hoy que la presentación de un proyecto de reforma constitucional para restablecer el voto obligatorio se funda en que se requiere una “legitimidad mínima” para elegir a las autoridades y tiene que ver con la necesidad de promover una sociedad de derechos y deberes, cuando la cifra de abstención electoral bordea el 60%.

El parlamentario, que impulsó la iniciativa con la firma de los senadores Juan Antonio Coloma (UDI), Felipe Harboe (PPD), Alfonso de Urresti (PS) y Jorge Pizarro (DC), dijo que ésta obedece a la importancia de “reabrir el debate, porque creemos que Chile tenemos que construirlo entre todos”, añadiendo que “fue un error haber propiciado el voto voluntario”.

Chahuán aseveró que “se requiere una legitimidad mínima para elegir a nuestras autoridades y frente a la actual crisis de confianza y falta de credibilidad en las instituciones hay que empoderar a los ciudadanos para que participen en la toma de decisiones y en los cursos de acción del país”.

El senador dijo estar consciente de que no se trata de una propuesta popular, pero precisó que “hay que promover una sociedad no sólo de derechos, sino también de deberes y hay que reconocer errores”, añadiendo que la propuesta se sustenta en la necesidad de dar a la democracia una legitimidad mínima. No obstante, aclaró que ésta es una de varias medidas en dicha dirección y se suma a avanzar en materia de transparencia, el establecimiento de un marco regulatorio para separar la relación entre dinero y política, además de potenciar la educación cívica desde temprana edad, de manera de involucrar a los ciudadanos.

El parlamentario también afirmó que lo que estamos haciendo es llamar a la ciudadanía a reabrir esta discusión porque “lo peor que le puede pasar a nuestra democracia es que pocos terminen tomando decisiones por todos” y “navegar a favor del curso de los vientos es una actitud facilista”.

Asimismo, resaltó que aun cuando el Ejecutivo haya aclarado que la iniciativa no está entre sus prioridades, “el proyecto fue impulsado por un senador de cada una de las bancadas parlamentarias de la Cámara Alta, por lo que hay votos para iniciar una discusión a fondo, abierta con la ciudadanía y en paralelo a las normas de probidad y transparencia que se están debatiendo”.