El senador Francisco Chahuán sostuvo hoy que la primera Cuenta Pública de la Presidenta Michelle Bachelet  ante el Congreso Pleno tuvo  “luces y sombras”, destacando entre lo positivo el afianzamiento del Hospital de San Antonio, el megapuerto y los estadios para la Región de Valparaíso, pero lamentó la falta de pronunciamiento en torno a una nueva institucionalidad para reconstruir el Puerto y calificó como “un retroceso” el anuncio de legislación sobre el aborto.

El parlamentario de la V Costa valoró la voluntad expresada de “persistir en el proyecto de nuevo hospital para San Antonio, cuyo diseño está en pleno proceso de ejecución”.  Lo mismo, respecto del informe preinversional para el hospital de Casablanca, precisando que “si bien no lo mencionó la Presidenta, es un compromiso que asumió esta semana la Ministra de Salud en el Congreso.”

Chahuán también destacó el pronunciamiento en torno al megapuerto para la Región y, dado que no se estableció dónde estaría emplazado, dijo que “nuestra recomendación es construir dos, uno en Valparaíso y otro en san Antonio, que se complementen para mejorar la competitividad con Callao.”

En la misma línea, junto con subrayar el anuncio de estadios para San Felipe y La Calera y recursos para los que están en ejecución, como el de Viña del Mar, apreció positivamente la voluntad de legislar sobre derechos de agua para provincias golpeadas por la escasez hídrica.  También resaltó que se “acogiera el planteamiento en torno a que parte de los recursos que generan las regiones queden en éstas, lo que sería incorporado a través de la Comisión de Regionalización y Descentralización.”

Entre los aspectos negativos, el legislador criticó la “falta de diálogo y de capacidad de convocar a las minorías para mejorar los proyectos de reformas tributaria y educacional”, lamentando especialmente lo que a su juicio constituye un “retroceso en la defensa del derecho a la vida”, refiriéndose al anuncio en torno a avanzar en la legislación sobre el aborto.

Por último, también sostuvo que “ha quedado pendiente la nueva  institucionalidad que Valparaíso necesita para hacer frente a la emergencia provocada por el incendio de abril, pues sin duda la figura de la delegación presidencial no va a ser suficiente para abordar esta contingencia que va a requerir mucho esfuerzo y recursos del Estado.”