La playa Las Torpederas de Valparaíso fue el lugar escogido por los senadores Francisco Chahuán (RN) y Jaime Quintana (PPD) para pagar la apuesta en torno a los resultados de la segunda vuelta presidencial.  Hasta ahí llegó el parlamentario RN dispuesto a vestir una polera de Michelle Bachelet y una capa de superhéroe que le regaló su par del PPD, quien destapó una champaña luego de concretado el chapuzón, pese al frío día porteño.

Ambos parlamentarios tomaron el encuentro como una forma de distender los ánimos post eleccionarios y Chahuán manifestó su disposición a “aportar en el futuro gobierno y ser una oposición muy constructiva”.

La ocasión sirvió para generar inmediatamente una nueva apuesta, pero para el 2017, consistente en recrear la misma acción, pero en el estrecho de Magallanes, donde a juicio de Chahuán “a Jaime Quintana se le va a encoger hasta la vergüenza”.