· Tras reunirse con la apoderada y ex alumna, María Elena Cuello y la presidenta de la Asociación de Ex Alumnas del establecimiento, Isabel Soto, coincidieron en urgencia de lograr un entendimiento entre las reparticiones involucradas para sacar adelante el proyecto de rehabilitación del edificio patrimonial, declarado monumento nacional en 2003. Hoy se reunirán con el gerente de la Cormuval.

Junto con reiterar la necesidad de agilizar los trámites necesarios para concretar la reconstrucción de la escuela Ramón Barros Luco, en Valparaíso, el senador Francisco Chahuán sostuvo un nuevo encuentro con agrupaciones de apoderados y alumnos del establecimiento porteño y adelantó que se reunirán con el gerente de la Corporación Municipal de Valparaíso (Cormuval), Gustavo Mortara, para los efectos de abordar el tema.

El parlamentario explicó que “queremos pedirle al gobierno local que apure la reconstrucción de la escuela Barros Luco, que es un edificio patrimonial, pero también que se asegure que el número de alumnos del establecimiento se mantenga, debido a que se ha informado extraoficialmente que podría reducirse a 300, generando un trauma para la comunidad estudiantil.”
Chahuán expresó su confianza en que se genere “el entendimiento entre las seremis de Salud, de Desarrollo Social, la Corporación de Educación y el municipio, con el establecimiento, para sacar adelante la recuperación de un patrimonio de la ciudad”.
La apoderada y ex alumna, María Elena Cuello, manifestó su preocupación porque “hoy las niñas no disponen de las comodidades adecuadas”. Precisó que “a raíz de la falta de avance en el proyecto de reconstrucción del colegio, están utilizando una de las alas de la escuela Italiana donde no tienen comedores, lo que las obliga a almorzar en la sala de clases y luego continuar con la jornada hasta las 18 horas”. Por lo anterior, afirmó que “debemos hacer algo para que esto mejore, pues además se trata de un colegio que tiene tradición.”

En tanto, la presidenta de la Asociación de Ex Alumnas de la escuela Ramón Barros Luco, Isabel Soto, precisó que “estamos luchando por la reconstrucción de un inmueble patrimonial, declarado monumento nacional en 2003 y por el espacio físico que les corresponde a las niñas”.

Soto lamentó que hoy utilizan un lugar que no cumple con la totalidad de los requerimientos y que “han pasado más de seis años y seguimos sin respuestas” y recordó que “en marzo de este año el seremi de Educación aprobó un proyecto que contempla un programa con todas las observaciones necesarias para que la escuela sea reconstruida, las que no han sido aprobadas por Desarrollo Social porque falta que la Corporación entregue información relativa a los montos y recursos comprometidos”.