El presidente de la Comisión de Transportes del Senado, Francisco Chahuán, presentó una iniciativa para modificar algunas normas legales para que todo aquel que conduciendo en estado de ebriedad o bajo el efecto sustancias estupefacientes y cause lesiones gravísimas o la muerte de una persona sea considerado un peligro para la sociedad, lo que implica prisión preventiva para el imputado.

Adicionalmente, cuando el causante del accidente sea condenado por este delito, toda pena que se le imponga, deberá ser cumplida en forma efectiva en un recinto penitenciario, es decir, sin opción a todo tipo de beneficios alternativos.

Dicha moción viene a complementar las modificaciones introducidas hace casi un año atrás a la Ley de Tránsito, que contemplan la cancelación definitiva de la licencia de conducir a los responsables de estos delitos, y que además impide considerar como atenuante de la pena, la reparación del mal causado mediante compensaciones económicas de parte de los inculpados.

“Esperamos que esta moción tenga apoyo transversal ya que contribuirá a desincentivar la comisión de este tipo de conductas, atentatorias contra la integridad física o la vida de las personas, y que en los casos como el de la niña Emilia Silva, fallecida hace pocos días por culpa de un conductor en estado de ebriedad, sus autores sean drásticamente sancionados”, sostuvo Chahuán.