•  Iniciativa busca armonizar la legislación chilena, que hoy permite que los padres corrijan a sus hijos sin afectar su salud y su desarrollo personal, con la Convención sobre los Derechos del Niño.

 

Un proyecto de ley para modificar el artículo 234 del Código Civil y prohibir el castigo corporal y cualquier trato degradante a niños, niñas y adolescentes presentaron los senadores que integran la llamada Bancada por la Infancia, de manera de actualizar la legislación vigente cuando estamos a poco de celebrar el Día del Niño en nuestro país.

El senador Francisco Chahuán dijo que “Chile ha sido cuestionado y debemos armonizar nuestra legislación estableciendo claramente una prohibición de cualquier forma de violencia contra este grupo de la población”.

Chahuán agregó que “ad portas de una nueva celebración del día del niño, renovar el compromiso de avanzar hacia una sociedad menos violenta es un tema prioritario y queremos dar una señal fuerte porque el maltrato de ningún tipo puede ser aceptado.”

La senadora Carolina Goic, en tanto, precisó que la iniciativa busca “incentivar el cariño, el cuidado y la protección de los niños, actualizando un Código Civil donde hoy el maltrato corporal puede ser utilizado como una forma de corregir”.

La parlamentaria DC dijo que la propuesta obedece a que se trata de una de las observaciones que ha tenido nuestro país sobre la materia, pero “desgraciadamente en nuestra cultura se sigue utilizando”, subrayando que “esta iniciativa lo prohíbe para madres, padres y quienes están al cuidado de los niños”.

 

Proyecto.-

La moción, firmada además por los senadores Juan Pablo Letelier, Patricio Walker y Lily Pérez se funda en que en Chile el 71% de los niños, niñas y adolescentes recibe algún tipo de violencia de parte de su madre o padre. Un 51.5% sufre algún tipo de violencia física, sea leve (25,6%) o grave (25,9%). El 19,5% sufre solo violencia psicológica (UNICEF 2012), cifra que es coherente con los datos de la encuesta de violencia intrafamiliar que señala que un 75,1% de los niños, niñas y adolescentes declaró haber sufrido algún tipo de violencia: un 69,5% de tipo psicológica, un 52,8% de tipo física leve y un 25,4% de tipo física grave. Se evidencia que el maltrato afecta transversalmente a niños, niñas y adolescentes de todos los estratos sociales.

El texto constata que el castigo corporal constituye una manifestación del maltrato infantil que está considerada como una conducta legalmente permitida en el hogar, de acuerdo a lo prescrito en el artículo 234 del Código Civil, que permite que los padres corrijan a sus hijos, sin afectar su salud y su desarrollo personal.

Los fundamentos precisan que “esa norma entra en clara contradicción con la Convención sobre los Derechos del Niño, específicamente con su artículo 19 N° 1, que señala que es una obligación para los Estados Partes adoptar todas las medidas legislativas, administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de cualquier otra persona que lo tenga a su cargo”.