Dirigentes de la federación de trabajadores de los llamados casinos históricos llegaron hasta el Congreso Nacional para reunirse con el senador Francisco Chahuán y reiterar su preocupación por la “incertidumbre” en que se encontrarían a raíz del fin de las licencias municipales, contemplada en la ley que entrará en vigencia en 2015.

El parlamentario explicó que el encuentro se gestó “para plantear el tema que dice relación con la necesidad de prorrogar las licencias de casinos municipales, pero no tan sólo porque hay que asegurar los recursos para los municipios ni porque en dichas comunas vive un millón de chilenos, sino porque acá está en riesgo la fuente laboral de casi 7000 trabajadores directos de casinos y de 20 mil personas en todo el país, considerando a sus familias.”

Chahuán sostuvo que “es por eso que junto a los sindicatos presentaremos un proyecto de acuerdo para pedirle al Presidente Piñera que, de una vez por todas, se presente el proyecto de ley que garantice la prórroga de los casinos históricos municipales y, en segundo lugar, vamos a presentar una iniciativa legal para los efectos que los trabajadores de casinos tengan garantizados sus derechos laborales, toda vez que se pueda obligar a los concesionarios de las casas de juego a tener un fondo de indemnizaciones por años de servicios al término de las respectivas concesiones.”

El presidente del sindicato de Casinos de Viña del Mar, Carlos Martínez, lamentó “la incertidumbre respecto del destino de los trabajadores de los casinos municipalizados a nivel nacional” y aseguró que “necesitamos que el gobierno legisle a favor de los trabajadores, es lo que hemos estado persiguiendo hace muchos años, pues estamos en tierra de nadie, no sabemos qué va a pasar una vez que terminen la concesiones, no sabemos si existirá una continuidad laboral ni cómo va a terminar todo esto.”

En tanto, el secretario del sindicato del Casino de Puerto Varas, Carlos Gómez, explicó que para dicha comuna “el casino municipal es la segunda empresa más grande de la comuna, somos 400 trabajadores que nos desempeñamos de manera directa en el casino y el aporte que se hace al municipio es cercano al 40%”.  Agregó que “nos interesa que el gobierno tome cartas en el asunto, queremos darle seguridad a  nuestras familias y que el municipio siga disponiendo de esos recursos, por lo que necesitamos decirle al Presidente Piñera que no somos un número, sino personas, que tenemos familias”.